martes, 6 de diciembre de 2011

En Craftis decimos no al microondas...

Esta es la historia: cuando comencé a hacer jabones, vi bastantes videos y me di cuenta de que necesitaba más detalle en el conocimiento de las elaboración de este artículo de primera necesidad.

Tuve que tomar algunos cursos, ya que de primera mano los videos que conseguí a través de internet, no fueron suficientes para resolver mis dudas, ya que los primeros ensayos fueron sinceramente un fiasco.

Una vez investigando cursos, mi sorpresa fue ver que la gran mayoría de las clases que te explican cómo fundir el jabón de glicerina lo hacen utilizando el microondas.
Este aparato ya casi no lo utilizamos, de hecho, estoy pensando en deshacerme de él muy pronto. Y es que desde que me enteré que transforma las moléculas de los alimentos en sustancias carcinógenas, me pareció que debía eliminarlo de la lista de los electrodomésticos que usamos en casa.

El problema de poner alimentos o lo que sea a calentar en el microondas (en mi caso, un jabón que te vas a untar en la piel, la cual tiene una capacidad de absorbencia y metabolización de todo aquello que se le embarre) es que corrompe el ADN de la comida o de los átomos del elemento, por lo que al entrar a nuestro cuerpo no los reconoce. Entonces el cuerpo envuelve estos alimentos o sustancias dentro de células de grasa para protegerse.

Sin caer en exageraciones ni alarmismos baratos, ¿ustedes saben por qué en la actualidad abundan enfermedades como el cáncer (en muchos órganos), la obesidad infantil, o simplemente, por qué a las niñas les baja la regla -inician su periodo menstrual - cada vez más jovencitas?

Todo esto tiene una explicación científica.
Me permití resumir las explicaciones que el Dr. Nicolas Olea, Catedrático de Medicina, Radiólogo Oncólogo investigador de la Universidad de Navarra, España, realizó en una ponencia en el Congreso de Alimentación Consciente 2011, llevado a cabo en España, en la cual habló acerca del Uso de los Pesticidas, Detergentes, Plásticos y otras hormonas y las consecuencias en la Salud.
Adjunto la liga para que lo vean, pero si acaso les da flojera atender completa su interesante conferencia, esto es lo que considero más relevante.



La industria de los alimentos y los investigadores ambientalistas recientemente han llegado a la siguiente resolución: desde el 1 de junio del 2011 se acabaron los biberones de plástico en la Unión Europea (fueron prohibidos).
¿Por qué?
Se realizó un estudio a un grupo de mujeres embarazadas de la región de Navarra, a las cuales se les pidió analizar su placenta una vez que habían dado a luz.  Resultado: el 99 % de las madres investigadas tienen todos los pesticidas de los alimentos que consumieron previamente en las células de la placenta, así como los  bisfenoles del plástico.
Así mismo, a los hijos se les realizó un análisis y se observó que el 81% de los niños tienen plástico en su orina.
Esto significa que el plástico que se utiliza para las mamilas, el agua embotellada, el consumo de alimentos, etc. es metabolizado por el organismo humano y se convierte, literalmente, parte de nuestro ser.

Un punto interesante al respecto es que el primogénito ingiere el 60% de las sustancias carcinógenas que contiene el cuerpo de su madre.

Los bisfenoles y ftalatos, así como los parabenos son estrógenos sintéticos, esto significa que funcionan como hormonas artificiales dentro de nuestro cuerpo.

"E 100% del agua embotellada en el mercado -aseveró recientemente un científico, jefe de grupo de endocrinología de un hospital alemán-  si viene en plástico es estrogénica, esto significa que viene alta en concentraciones de sustancias que imitan las hormonas sexuales femeninas". El mismo contenido en cristal no ejerce este efecto.

En el 2008, con fecha 18 de abril, el ministro de Sanidad y el ministro del medio ambiente de Canadá recomendaron no usar el microondas,  ni verter agua caliente en los biberones, ya que cuando se calienta el plástico a altas temperaturas pierde parte de sus componentes, pues es ligeramente destructible.

"Se ha descubierto entonces, -mencionó Olea-  que algunas sustancias químicas exógenas tienen efectos adversos para la salud de un organismo por cambios en la función endócrina. No se saben las consecuencias de la exposición combinada."

Cuando tengan cerca una botella de plástico, miren en la parte de abajo (la base), en la cual aparecerá un triángulo que encierra un número. Esta numeración nos indica el tipo de plástico del cual se trata.

De los tipos de plástico, hay que evitar los siguientes:
1: es el PET (treftalato)
3: es el PBC 
7: es malísimo, porque es policarbonato

En el nuevo reglamento de la unión europea se menciona que los plásticos están unidos entre sí por diferentes capas, y tienen o pueden tener recubrimientos, aditivos,  impresos orgánicos o inorgánicos.
Se encuentran presentes en la industria no sólo de los plásticos, sino también en la perfumería y cosmética, a. Así también se encuentran en las latas de conserva, selladores dentales, papel y cartón reciclado -ya que en ellos se concentran la gran parte de las tintas de la impresión de las cosas de las que fueron generados.

El Bisfenol A (BPA) es un estrógeno sintético que igualmente se encuentra en los plásticos utilizados para el consumo de alimentos y que está relacionado con enfermedades como la obesidad infantil y cambios en el sistema endócrino.


La mayor fuente de exposición a los ftalatos es la cosmética y la perfumería, ya que los ftalatos funcionan como conservadores de estas sustancias químicas. Adicionales están el etil y metibutil parabeno.

Por su parte, la Jornal American Medical Asociation, la asociación más prestigiosa de la medicina en Estados Unidos recientemente relacionó al plástico de los PFO con la obesidad infantil (los PFO son cadenas de flúor que vienen del Tefal, el material antiadherente que viene en algunos sartenes que utilizamos para cocinar).


¿Se regulará la utilización de estos materiales algún día? se dice que el consumo de las concentraciones pequeñas son inocuas, pero no es así, porque son exposiciones diarias durante el consumo de alimentos, aplicación de cosméticos y perfumes, etc.
Nadie nos ha dicho que a diario estamos orinando plástico, lo cual significa que el organismo lo metaboliza.

Los científicos piden no ser alarmistas, PERO TAMBIÉN ser prudentes  en las exposiciones.

He aquí el principio de precaución votado por el parlamento Europeo (por mayoría): "Cuando una actividad se plantea como una amenaza para la salud humana o el medio ambiente, deben tomarse medidas precautorias, a pesar de que algunas relaciones de causa y efecto no se hayan establecido de manera científica en su totalidad."

Así que más vale ser prudentes y fomentar una cultura de prevención.
En su gran mayoría los fabricantes de jabón de glicerina utilizan el microondas para calentar la base. 
Nosotros en Craftis  NO USAMOS MICROONDAS, todos nuestros jabones son hechos a baño María, en forma artesanal, de tal forma que prevengamos con este granito de arena la exposición a sustancias químicas que puedan dañar tu piel.

Y tú, ¿te atreves a amar más tu cuerpo y cambiar de hábitos, al apostar por la cultura de la prevención? o ¿sigues el viejo dicho que dice "de algo me he de morir"?...

Aquí seguimos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

_